¿Peligro a la vista? No temáis, queridos amigos, Ryder y compañía están aquí para ocuparse de todo. La Patrulla Canina, esa manada de seis perros que se esfuerza a diario para proteger a la comunidad de Adventure Bay, es nuestra pandilla de héroes preferida de la tele. En Primark somos fans absolutos de estos entrañables cachorros que se lo pasan genial con su cabecilla Ryder y nos evitan tardes de estrés con los más peques. Por eso, aparca un momento la mochila, echa un vistazo a nuestra gama de La Patrulla Canina y prepárate para un día en cuadrilla… «¡Al agua patos!».

Conseguir que se despierten por la mañana puede resultar complicado después de lo bien que van a dormir con su funda nórdica de La Patrulla Canina… Chase y Skye son los compañeros perfectos de sueños y seguro que animan a tus hijos a irse a la cama. Ayúdalos a descansar gracias a estos preciosos sets y dale un toque más confortable al conjunto con un cojín a juego (psss: ¡solo valen 6 €!). Pero entonces, ¿cómo vas a montártelo para que se levanten? Chase siempre está alerta con la ropa más moderna.

Camiseta de Chase y Marshall 7 €, pantalón de chándal 10 €, zapatillas 14 €. Jersey de Skye 12 €, mallas de Skye 6 €, zapatillas rosas 12 €

Camiseta de Chase y Marshall 7 €, pantalón de chándal 10 €, zapatillas 14 €. Jersey de Skye 12 €, mallas de Skye 6 €, zapatillas rosas 12 €

 

Zapatillas altas 12 €

Zapatillas altas 12 €

 
Si te apetece darles un poco de alegría canina a la hora de vestirlos, en nuestra colección de ropa de La Patrulla Canina encontrarás todo lo que buscas. Con estos jerséis super cómodos y deportivas chulísimas, elegir un conjunto será coser y cantar. Las zapatillas de caña alta en tonos vivos de azul y rosa nos parecen geniales. ¿Cuándo salimos a jugar?

Ahora que ya están vestidos, toca entretenerlos. Agarra esos lápices de colores y poneos creativos. Nuestra selección de artículos de La Patrulla Canina de Primark logrará que esas mentes incansables pasen horas garabateando (¿a alguien más le hace un cafecito?). Y gracias a esos dibujos para colorear y lapiceros de plástico para guardar el material, hasta puede que tanta actividad plástica no resulte un caos… Vale, tampoco nos pasemos. Seguramente haya que limpiar algún que otro dedillo, pero sin duda valdrá la pena por ver las sonrisas de esos futuros artistas.