La víspera de Todos los Santos es una noche verdaderamente tenebrosa en la que puedes aprovechar para darte una sesión de pelis de terror, ir a ver a los payasos diabólicos que salen a pasear o atreverte a pintarte todo el cuerpo para clavar el disfraz de Avatar (*pero, por favor, lávate bien cuando te levantes*). En cualquier caso, tanto si vas a dar una fiesta de miedo como si quieres aterrorizar a tus vecinos con tu propia casa encantada, aquí está Primark para ayudarte a conseguirlo.

Para anfitriones siniestros

¿Preparando el terreno para una fiesta que ponga los pelos de punta? Pues vete comprando detalles que siembren terror. Si te encanta disfrazarte y disfrazar tu hogar, Primark es tu tienda de referencia. Recuerda: la combinación naranja y negro es obligatoria, así que reparte unas cuantas velas por los rincones más sombríos, además de calabazas y cadenas de luces. Pon los dientes largos a todos sirviendo un ponche de frutas en nuestros vasos de Halloween y prepárate para una fiesta de muerte.


Portanotas en forma de calavera 2 €, adorno colgante «Boo» 2 €, araña 1,50 €, portavelas en forma de calavera 3 €

Portanotas en forma de calavera 2 €, adorno colgante «Boo» 2 €, araña 1,50 €, portavelas en forma de calavera 3 €

Para los traviesos golosos

Lo mejor para responder a los monstruitos que van picando de puerta en puerta es tener a mano un cuenco lleno de chucherías que los apacigüen. Chocolatinas, caramelos de gelatina, muñequitos en miniatura… En las tiendas de Primark encontrarás de todo. Y si quien va a salir a amenazar con trastadas y a acumular dulces eres tú y tu familia, no os olvidéis de la calabaza… La bolsa en forma de calabaza, claro. Llénala con los tesoros de Halloween, vacíala encima de la mesa al llegar a casa y date un resopón como es debido.