Casi que la temporada de festivales es nuestra época preferida del año, con ese sol tan rico, la música excelente y los ratos al aire libre con la pandilla. Tanto si te vuelves a casa al acabar los conciertos, como si acampas durante la noche, hay una serie inmutable de elementos básicos que todo espíritu festivalero que se precie debe llevar a mano.