La sofisticación no tiene por qué implicar pomposidad. Mucho ha llovido desde los tiempos en que los trajes reducían la movilidad y se vestían con chaquetas ajustadas y chalecos ceñidos con tirantes. Tanto para ir al trabajo como para disfrutar de tu tiempo libre, la combinación de un traje con detalles informales te ayudará a deshacerte de los matices clásicos y reflejar una imagen impecable sin caer en lo anticuado o puritano.

Un aire contemporáneo a un clásico de la moda masculina desde 9 €

A pesar de las diferentes tendencias, el traje es una prenda que ha trascendido en el tiempo y siempre ha encontrado la forma de adaptarse a la moda: los modelos ochenteros con hombreras, el diseño minimalista y desestructurado de los años 90 y los trajes entallados de los dos mil. Ahora lo que se lleva es mezclar la elegancia y la informalidad combinando ropa arreglada con calzado desenfadado. Por ejemplo, ir de etiqueta sin unos botines de vestir es una manera de sentirte cómodo y con clase a la vez.

Dale un aire relajado a tu traje

Siendo el deporte solo uno de sus muchos usos, las deportivas vienen en una gran variedad de modelos, desde las suntuosas zapatillas bajas, que van perfectas con cualquier traje y aportan cierta elegancia, hasta unas de tela para un aspecto relajado pero cuidado. La idea de vestir traje con zapatillas solía estar vinculada a esas horas de relax después del trabajo, cambiando los zapatos con hebillas, los Oxford o los botines Chelsea por unas deportivas cómodas y fiables. Ahora, sin embargo, ya no hay que «desmarcarse» de la oficina para enfundarte unas deportivas; está más que aceptado llegar a la misma con tus zapatillas favoritas.